722 662 559 | 876 450 098 | Paseo de la Constitución 23, Zaragoza

Dolores y lesiones vacacionales

Durante las vacaciones, cambiamos nuestros hábitos de vida y lugares de alojamiento. Estamos dispuestos a disfrutar al máximo de esos días libres y a veces dejamos de lado la salud, lo cual puede acarrear dolores o lesiones vacacionales.

Tipos de dolores vacacionales.

El cambio de cama y de almohada puede representar una amenaza para las personas con predisposición de dolor cervical, y el descanso puede verse afectado.

Por otra parte el tiempo empleado en los transportes (coches, aviones, trenes..) sumado a las malas posturas, pueden dar lugar a los dolores de espalda. Una almohada en forma de U, una correcta higiene postural, o levantarse cada hora para estirar las piernas puede evitar dolores y molestias.

A la hora de mover las maletas, y cargar el peso, hay que hacerlo con cuidado:

  • Flexionar las rodillas con la espalda recta para cargar grandes pesos.
  • Usar ambos brazos y coger la maleta sin tirones, para evitar lesiones de hombro.
  • En caso de usar mochilas, importante que vengan provistas de cinturón lumbar y ponerlas a la altura correcta para equilibrar el peso.

También es tiempo de disfrutar de actividades al aire libre. Jugar a las palas en la playa o hacer running por terrenos irregulares puede generar dolor en tobillos y rodillas, que posteriormente se pueden traducir en dolor de espalda. Podemos prevenirlo con un correcto calzado, estiramientos previa y posteriormente a la actividad y haciendo deporte siendo conscientes de nuestras capacidades.

Otro factor a veces más invisibilizado, pero presente es el estrés. Durante la frenética rutina diaria no somos conscientes de ello, pero justo cuando predisponemos a relajarnos durante las vacaciones, es cuando el cuerpo y nuestras defensas están más bajas, y puede suceder que aparezca dolores que no sentíamos.

Prevención de lesionaes vacacionales.

Cuando se tiene predisposición a los dolores musculares es importante integrar en la rutina diaria una serie de estiramientos que relajen el cuello la espalda y las extremidades. Realizándolos de forma suave y lenta, sintiendo como nuestro cuerpo se desprende de las tensiones.

Visitar al fisioterapeuta antes de vacaciones puede garantizarnos una mejor calidad de vida durante esos días. En situaciones donde detenemos nuestra desenfrenada rutina diaria, pueden aparecer tensiones y dolores que no percibíamos por causa de estrés. Por ello es importante chequear la salud antes de marchar de vacaciones para sacar el máximo provecho durante ese tiempo.

Deja un comentario